Link Copiado

Cómo mejorar la concentración de un niño

Norma - Divertimente

Mejorar la concentración con materiales sensoriales  

La concentración es un importante proceso cognitivo que tiene la función de elegir los estímulos que son más importantes para la actividad que se está realizando.

Es normal que los niños se distraigan de vez en cuando, que se levanten o que cambien de foco de atención. Esto se relaciona a la madurez cerebral individual que se va desarrollando paulatinamente.

Suelen ser las dinámicas más divertidas las que mantienen la atención del niño, por ello resulta importante procurar que a través de estas se desarrolle su capacidad de concentración para que se pueda ver reflejado en las actividades escolares.

Los niños se mostrarán concentrados mientras no decaiga su interés. Les resulta difícil concentrarse en actividades monótonas y poco atractivas. Por ello, el juego resulta tan gratificante y pueden permanecer más tiempo concentrados.

Para incrementar paulatinamente los periodos de concentración, es recomendable comenzar por identificar las fortalezas e intereses principales de los niños.

Cuando un niño siente que lo ha logrado, querrá repetir la actividad. Si esta representa un reto dentro de sus fortalezas, lo intentará hasta mejorarlo. Diseñar y tener el control de la actividad lo hace vivir experiencias a las que habitualmente no está expuesto.

Usar materiales sensoriales (como las masas y arenas) son actividades motivadoras que se enfocan a los intereses de los niños atrayendo así su atención.

Además de ayudar con sus movimientos finos permite que, a través de sus manos, sienta su fuerza, que la mida para formar figuras, que invente historias y use el lenguaje. Con estas se puede reducir la inquietud motriz y la impulsividad, incrementando así la atención y la capacidad cerebral.

Estas experiencias sensoriales lo relajan, lo invitan a un momento de imaginación en el que se le permite manipular, mezclar e inventar libremente, influyendo directamente en los periodos de concentración.

Presentadas con constancia puede ayudar a mejorar hábitos, conductas e incluso actitudes negativas ante ciertas situaciones. Debido a la experiencia de logro que experimenta.


·         Para beneficiar las actividades cognitivas de concentración puedes además incluir rompecabezas (que incrementan periodos de atención y mejoran la memoria)

·         Recuerda que la comunicación es básica, habla con claridad, usa palabras que conozca, procura ser específico con las instrucciones, utiliza un tono de voz pausado y agradable.

·         Cerciórate que ha prestado atención y ha entendido repitiendo en voz alta.  

·         No pongas muchos estímulos frente a él, de esta forma se disminuye la distracción.

·         Las actividades que implican mayor complejidad para su edad, no les interesará por tanto la abandonaran en poco tiempo.