Link Copiado

Técnicas usadas en psicología infantil que fortalecen la inteligencia emocional

Norma - Divertimente

En medio de un día apacible, una situación de crisis puede sorprender a cualquier familia con niños pequeños. Frustraciones, llanto incontrolado, ira, timidez excesiva y episodios de negación son las emociones más frecuentes. Estas tensiones emocionales son parte de su crecimiento y pueden ser manejadas con herramientas de la psicología infantil que apoyan la autodisciplina.

Moverse entre las zonas emocionales

La primera táctica es entender y hacer ver a los niños cómo se sienten. Los expertos Daniel Siegel y Tina Payne plantean identificar tres zonas donde se ubican las emociones. La zona verde, donde él se siente seguro y confiado. La zona roja, en la que se manifiesta inseguro e inestable. Y la zona azul, en la que predominan las reacciones de bloqueo y desconcierto. Los niños identifican la zona en la que se encuentran y deciden si enfrentan las circunstancias o se permiten un espacio de consuelo.

El autocontrol ante la impulsividad

La técnica del semáforo también enseña a los niños a comportarse de acuerdo con su estado de ánimo. La especialista en psicología infantil, Triana Sanz, señala que cuando al niño algo no le gusta o le hiere, reacciona con agresividad. No es recomendable exigirle que se domine, sino que canalice sus sentimientos y los exprese. Durante el color rojo los adultos deben hablar: quiero entenderte. En el amarillo dar paso a su expresión: confío en ti. En el verde le prestarán atención.

Los volcanes en la psicología infantil

La impulsividad puede detectarse y controlarse. Comienza con un calor interior acompañado de fuertes emociones difíciles de reprimir. De allí que en psicología infantil exista la técnica de “el volcán”, que consiste en identificar los momentos previos a la erupción emocional. Se le recomienda al niño que cuando empiece a enfadarse sea consciente y canalice el estallido. Su volcán imaginario se calentará sólo hasta donde él lo permita. Entonces, debe respirar y decirse “tranquilízate, contrólate”. Esta técnica será aún más eficaz si incluye técnicas de relajación.


Escuchar el mensaje del cuerpo

Los niños no suelen percibir cuando están tensos. Una forma de enseñarles es por medio de la

“relajación progresiva de Jacobson”. Esta técnica, muy usada en psicología infantil, consiste en

enseñarle a tensar y luego relajar los distintos grupos musculares del cuerpo. Por ejemplo, que

cierre el puño unos segundos y luego suelte con fuerza. Es de aplicación preventiva, puede hacerse

en las noches antes de dormir o en horas tranquilas.

Mejorar la empatía y el bienestar

La “técnica de relajación de Koeppen” es otra herramienta de la psicología infantil que tensa y

relaja los diferentes grupos musculares. A diferencia de la anterior, parte de ejercicios lúdicos

como imaginarse que una mosca toca su nariz y deben espantarla sin usar las manos. Ayuda a

reducir la ansiedad, mejora el insomnio, la memoria y la concentración, y aumenta la confianza en

los niños.

Estas cinco técnicas basadas en la psicología infantil se utilizan con paciencia, amor y afecto por el

pequeño. Así se crearán y mantendrán fuertes vínculos emocionales.

Fuentes:

Osorio, L. (2015). “Relajación muscular de Koeppen para el control de la ansiedad en niños”.

Recuperado de: https://www.fundacioncadah.org/web/articulo/tdah-relajacion-muscular-dekoeppen-

para-el-control-de-la-ansiedad-en-ninos-.html

“Controlar impulsividad” (2018). Recuperado de:

https://psicodiagnosis.es/areageneral/situaciones-especiales/controlar-la-impulsividad-ennios/

index.php#6265229f4b122ba1bhttps://luapsicologia.com/autocontrol-y-semaforo/

Jódar, F. “Psicología Cafeínica Podcast: Resiliencia”. Recuperado de:

https://psicologiadvida.com/psicologia-cafeinica-podcast-resiliencia/

Draki y Sarim. “Asertividad”. Recuperado de:

https://www.educaixa.com/documents/10180/14299016/Actividad+4_El+sema%C2%B4foro.pdf/

7b0416d9-34a9-48d0-8feb-9ed2d719cbbd

Sanz, T. “El autocontrol y el semáforo: una técnica para controlar el enfado y la ira”. Recuperado

de: https://luapsicologia.com/?s=el+semaforo