Link Copiado

Consejos para educar niños en familia

Norma - Divertimente

Educación en familia, fomenta valores en los más pequeños

 

Podríamos decir que educar es sinónimo de guiar, de orientar a nuestros niños en su proceso educativo a lo largo de los años. Sin embargo, es importante que desde la familia logremos fomentar valores en nuestros hijos.

Educar a los niños en familia es importante por cuanto éste es el primer entorno de los pequeños. Debemos darles amor y enseñarles a ser hombres y mujeres de valores.

Para educar niños en familia es importante tener en cuenta que el primer aspecto fundamental es la participación de cada miembro en la enseñanza de nuestros pequeños; debemos involucrarnos y desarrollar nuestro actuar en base a las necesidades del pequeño. Ten en cuenta que en cada instante somos el espejo de ellos.

 

                Comunicación en la familia

Debemos crear costumbres que nos permitan fomentar el diálogo en nuestros hijos.

Los momentos de tensión podríamos aprovecharlos conversando con ellos y demostrándoles que la mejor vía de solución de conflictos es la comunicación.

En ocasiones, no vemos tan ocupados entre responsabilidades que olvidamos la importancia de mantener una comunicación fluida en familia. Hay que recordar que la comunicación es el pilar para todo; a través de ella conocemos a nuestros hijos y desarrollamos confianza en ellos como personas y hacia nosotros.

 

                Crear responsabilidades en el hogar

Para educar a los niños debemos establecer tareas en familia. Recordemos que es en el hogar donde ellos aprenderán a mantener una vida organizada e higiénica.

Durante los primeros años debemos enseñarles el orden. Si permitimos que dejen los juguetes fuera del sitio donde deben estar guardados, será el primer error que podríamos cometer.

Si no se cuenta con un área donde guardar los juguetes, debemos ser creativos para enseñarles a los pequeños donde va cada cosa.

 

Los hermanos mayores son pilares

Vamos a enseñarles a los más grandes a ser un ejemplo a seguir para su hermano menor; que se vean y sientan como amigos más allá que hermanos. Esto creará un agradable ambiente familiar y ayudará al pequeño a seguir los patrones del mayor.

Para educar a los niños en familia debemos ser cuidadosos con las actitudes negativas. Cada vez que hayamos aplicado todos los aspectos positivos en la formación del primogénito, los hermanos menores siempre seguirán el patrón de comportamiento de quienes más comparten con ellos.

 

                Evitar preferencias o comparaciones

Es un error común de los padres hacer llamados de atención mediante las comparaciones entre los hermanos. Esto podría traer graves consecuencias a largo plazo.

Cuando educamos a los niños, las descalificaciones en la familia suelen convertirse en un error común por parte de los padres.

Es importante resaltar las buenas acciones del pequeño y enseñarles a transformar los malos actos en comportamientos positivos. Recordemos que es en esta etapa cuando los niños crean la seguridad que necesitarán al convertirse en adultos, por ende, si enfatizamos o destacamos los errores que ellos cometen, podríamos crear incluso una baja autoestima en nuestros pequeños.

 

                Restringir o reprender

Para educar a los niños en familia debemos establecer claras normas de convivencia. Podemos incluso redactar un conjunto de tips y colocarlos en el hogar para crear en los más pequeños buenos hábitos.

Algunos padres consideran que el castigo es necesario; podría ser así. Sin embargo, debemos conocer los diferentes tipos de castigo que existen.

 

                               El castigo a través de la educación

Los castigos son acciones que tomamos para reprender al pequeño cuando ha cometido un mal comportamiento. Es importante ser racionales con el castigo que apliquemos a los niños de acuerdo a la falta cometida.

El error de los padres en este aspecto es reprimirlos exageradamente. Cuando esto sucede, el niño no aprenderá a establecer una definición sobre la actitud que haya tomado previo a ese castigo. Es necesario hacerlos reflexionar y enseñarles sobre esta falta, cuáles son las buenas acciones o de qué forma debe actuar en una próxima ocasión.

Una forma sana de castigarlos podría ser a través de la educación. Podemos eliminar por un período corto el tiempo de recreación que le damos a los pequeños y, de alguna forma, obligarlos a estudiar sin distracciones.

Lo importante, una vez culmine dicho castigo, es establecer conversaciones con el pequeño para conocer si ha aprendido la lección.

                              

                Reconocer las buenas acciones

Premiarlos cuando actúan correctamente es una alternativa infalible para educar a los niños en familia. Esto les permitirá a nuestros niños repetir las buenas acciones para recibir reconocimientos con mayor frecuencia.

Debemos elevar esta alternativa a la educación: vamos a complacerlos cuando obtengan buenas calificaciones, cómprarles ese juego que tanto han deseado, incluso puedes ofrecerles un paseo a su parque favorito.

 

                Al aire libre

Vamos a crear un ambiente de recreación a la vieja escuela, en los parques, en las salidas a la playa o a la montaña, en los domingos familiares; demos ese espacio necesario para que la familia comparta, que los niños dejen de lado por estos momentos los videojuegos y los adultos se olviden de los teléfonos celulares.

 

                No a la sobreprotección

Debemos dejarlos ser, que aclaren sus dudas a través de las experiencias; ésta siempre será la mejor forma de educar al niño. Los padres podemos observarlos y participar u opinar durante el desarrollo del niño en ciertas actividades, pero no siempre lo más correcto es intervenir sobre sus decisiones.

Darles siempre espacio para la toma de decisiones les ayudará de manera positiva en su crecimiento personal.

 

Por sobre todas las cosas, lo más importante es el amor incondicional; vamos a amarlos y a recordarles cada día lo importantes que son y lo que significan en nuestras vidas.