Link Copiado

Estrategias para incrementar el desarrollo de la lógica espacial

Norma - Divertimente

Cuando un niño juega, se reta a sí mismo. Su curiosidad y deseo de entender lo estimulan a confrontar dilemas: observa, mide, relaciona, razona. Con la misma fluidez con la que su cuerpo crece, se genera un desarrollo espontáneo del pensamiento secuencial. El ejercicio de la lógica espacial es divertido si se practica de la mano de actividades lúdicas.

La noción espacial fue estudiada por Jean Piaget y comprende dos áreas. El espacio geográfico (entorno físico) y el espacio matemático-geométrico (puntos, rectas y planos). Ambos se ponen en práctica a través de la experiencia personal y el aprendizaje lingüístico. Padres, maestros y demás personas del entorno cercano pueden apoyar este proceso. Además, aportan al niño herramientas que le servirán en el futuro, especialmente en áreas como las matemáticas y el deporte.

Cultivar el desarrollo de su memoria

Motívalo a participar en actividades  que demanden el reconocimiento, la localización y la relación.  Los juegos de memoria son ideales porque se basan en establecer parejas de iguales o contrarios. De acuerdo con su edad, proponle retos que demanden el desarrollo del razonamiento deductivo.

Moverse en espacios laberínticos

Museos y parques suelen ofrecer espacios de entretenimiento en donde la orientación es imprescindible. Los laberintos trabajan la lateralidad (izquierda o derecha), la profundidad (delante o detrás) y la anterioridad (antes y después). Es aún más divertido si implica algo más que encontrar la salida, por ejemplo, encontrar objetos o despejar pistas.


Bailar: desarrollo del ritmo

Mel Levine, autor del libro “Mentes diferentes, aprendizajes diferentes”, recomienda a los padres usar juegos rítmicos. “En la primera infancia, las canciones ayudan en la memoria secuencial”, explica. Un lugar acondicionado para que se mueva sin golpearse con los muebles apoya este desarrollo. Aún más si cuenta con objetos que generen sonidos, como los pianos de suelo gigantes.

Comparar mapas

Los viajes imaginarios que llevan a los niños desde su ciudad hasta países y ciudades distantes es una tradición. Esta suele ser cultivada por los abuelos. Ya sea con apoyo de un atlas o un globo terráqueo, este ejercicio logra el desarrollo de la lógica y el espacio. Al motivar al niño a visualizarse dentro de un entorno, se le orienta sobre su ubicación y escala. Además, se lo incentiva a conectar lugares y establecer redes. De acuerdo con su edad, podrá incluso realizar croquis y explicar maneras de llegar a ciertos lugares.

Con juegos en los que la imaginación y el cuerpo son imprescindibles, se apoya y estimula el pensamiento crítico. Además, se alcanza el desarrollo de la lógica y la razón de manera sencilla, fluida y, sobre todo, divertida.

 

Fuentes:

Fernández, J., Pere, E. (2015). “El concepto espacio en educación infantil”. Recuperado de: http://repositori.uji.es/xmlui/bitstream/handle/10234/159051/TFG_2014_Fern%E1ndezDom%EDnguezJ.pdf;jsessionid=69F25DE9B7C884C06C8C95F7295EA1FD?sequence=1

“¿Qué capacidades desarrollan los juegos de lógica en los niños?”. Recuperado de: https://arbolabc.com/blog/que-capacidades-desarrollan-los-juegos-de-logica-en-los-ninos/