Link Copiado

Algunos consejos útiles para acercar a los niños a la tecnología

Norma - Divertimente

La tecnología digital ha transformado nuestras vidas. Las generaciones actuales se desenvuelven dentro de ella naturalmente.

 

Nativos digitales y tecnología

 

Los chicos de hoy son nativos digitales. Es nuestra responsabilidad como padres cuidar la manera como se relacionan con la tecnología. La revolución digital es extensa, igual la lista de sus beneficios y peligros.

 

Por esta razón, debemos estar vigilantes para que la experiencia sea provechosa y no perjudicial.

 

Diversifique y dosifique su acceso a la tecnología

 

En principio, recuerde que la tecnología digital suele ser adictiva. Para evitarlo, diversifique el consumo según la edad.

 

No todo son tabletas, celulares y consolas de juego. Motive a sus hijos a salir de las pantallas. Existen otras alternativas, como la robótica, las apps educativas, los gadgets y los cursos de acercamiento a la programación, entre otros.

 


La tecnología según la edad

 

Los niños menores de 2 años no deben usar tecnologías digitales, a excepción de videollamadas.

 

Plataformas de video como Skype, Messenger o WhatsApp sirven para comunicar, creando lazos con parientes que viven lejos. El contacto de sus hijos con estas herramientas, siempre bajo supervisión, les enseñará a valorar estas formas de comunicación.

 

Limite a los preescolares (2-5 años) a una hora al día en el uso de pantallas. En esta etapa, las actividades y el contenido deben ser en un 90% educativos y estimulantes. Además, deben poder ser usadas en grupo, para jugar con padres, hermanos o amigos.

 

Hay aplicaciones especialmente creadas para desarrollar el aprendizaje mediante juegos y cuentos. Esto mejora la atención, capacidad lectora, escritura, memoria y cálculo, entre otros aspectos importantes para su desarrollo.

 

Tecnología offline

 

La tecnología avanza en todos los espacios. El juego libre o no estructurado, fuera del mundo digital, estimula la creatividad. Tome en consideración que sus hijos deben conocer más tipos de juegos y desarrollar actividades al aire libre.

 

Los juegos de bloques son una buena opción a estas edades, favorecen su desarrollo motor, además de estimular su creatividad. En el mercado actual de los juegos de bloques hay alternativas de construcción robótica, con sistemas de programación para desarrollar. Esta actividad, de elaboración, construcción y programación de robots, está recomendada para niños a partir de los 7 años.

 

Acceso a la tecnología debe ser supervisado

 

Cuando nuestros hijos aprenden a leer y escribir, el acceso a internet se convierte en una ventana al mundo para ellos. Adquieren nuevos conocimientos buscando y descubriendo de forma autónoma.

 

Como toda nueva libertad, conlleva riesgos, pues están expuestos a peligros como el cyberbullying, el sexting o el grooming. Como padres, debemos colocar filtros a la información contenida en Internet. Siempre debemos monitorizar la actividad en la red, y las búsquedas que nuestros hijos realicen.

 

No se trata de violar su privacidad, sino de velar por su seguridad. Es fundamental el diálogo permanente con ellos. Si están informados de los peligros de la red, serán precavidos.

 

Debemos buscar el justo medio entre otorgar confianza a nuestros hijos y velar por ellos, monitorizando su actividad en internet. Un clima de seguridad familiar y confianza mutua los alentará a hablar si ocurre una situación irregular.

 

En resumen

 

En el mundo actual, la tecnología digital ha llegado para quedarse. Los niños no se imaginan un mundo sin ella. Por ello, es fundamental que desarrollen habilidades tecnológicas desde pequeños.

 

Las soluciones digitales deben ser herramientas de apoyo al aprendizaje y desarrollo del talento de nuestros hijos.

 

Las nuevas tecnologías son herramientas para afrontar el mundo en que vivimos. No son buenas ni malas.

 

Monitorizar su actividad en internet y otorgar confianza a nuestros hijos no es incompatible.

Debemos buscar el justo medio.

 

Fomentar un clima de seguridad familiar y confianza mutua, reforzando comportamientos positivos y libres, ayudará a crear espacios de comunicación.

 

Recuerde: se educa con el ejemplo.